Sociedad Migración y Demografía

Noruega: Gélida recepción para los refugiados del euro

15 febrero 2012
El País Madrid

Francisco Zamora llegó a Bergen (Noruega) en 2009 con 225 euros en su bolsillo.

Francisco Zamora llegó a Bergen (Noruega) en 2009 con 225 euros en su bolsillo.

Huyendo del paro, cientos de españoles están emigrando hacia la idealizada Noruega en búsqueda de trabajo. Pero pocos de ellos han sido afortunados. Muchos se han encontrado con más desempleo, frío y desesperación. Extractos.

"Hace tiempo que se me habían acabado todas las ayudas. Mis padres, ya mayores, llevaban varios meses pagando los 540 euros de mi hipoteca. No me salía nada, las expectativas eran muy malas. Recuerdo que estaba en un bar que tenía al fondo la tele puesta. Echaban Españoles en el mundo. Salía un hombre que vivía al norte de Noruega, decía que ganaba 4.000 euros. Se le veía contento al tío. De pronto se tiró al agua de un salto... Y me dije: Paco, allí te tienes que ir". Francisco Zamora, de 44 años, de Alcantarilla (Murcia), es un tipo tranquilo. Lleva una bufanda con triple vuelta al cuello para esquivar el frío punzante. Tiene un graduado de electrónica, experiencia en la construcción y en fábricas, llegó a ganar 3.000 euros al mes. Pero hace tres años que todo eso quedó atrás. Como él, cientos de españoles que llevan meses en el paro han emigrado de una España en crisis y han puesto rumbo a uno de los países más ricos del mundo; la elección no podía fallar. Pero una vez allí el mito se les ha quebrado. Sin cualificación o idiomas, les cierran las puertas. Las autoridades no quieren saber nada de ellos. Algunos se han gastado sus ahorros y malviven, durmiendo incluso en la calle. "¿Sabes lo que es buscar en la basura?", pregunta un catalán que nació en democracia y para quien la palabra emigrar era cosa del pasado.

Leer el artículo completo en el diario El País.