Ciencia y Medio Ambiente Ecología y Desarrollo Sostenible

Transporte fluvial: La sequía deja en dique seco al Danubio

26 octubre 2011
NRC Handelsblad Amsterdam

El brazo del Sulina, uno de los principales afluentes del delta del Danubio en Rumanía, y una vía de navegación importante.

El brazo del Sulina, uno de los principales afluentes del delta del Danubio en Rumanía, y una vía de navegación importante.

El Danubio, el segundo río más largo de Europa, es uno de los que tiene peores condiciones de navegación del continente. A pesar de la Estrategia del Danubio, presentada bajo la presidencia húngara de la UE, la pertinaz sequía del verano ha hecho que descienda aún más el nivel del agua, lo que a su vez ha generado grandes atascos de tráfico.

En la cuenca del Danubio, el segundo río más largo de Europa después del Volga, el verano no ha sido húmedo, sino seco. Desde junio apenas ha llovido desde el sur de Alemania hasta el mar Negro. El bajo nivel de agua en los últimos mil kilómetros, en Serbia, Rumanía y Bulgaria, ha producido grandes embotellamientos.

Los problemas en la larga vía navegable están saliendo literalmente a la superficie. En Prahovo, un puerto de Serbia, debido al bajo nivel del agua, las oxidadas proas de los barcos alemanes de la Segunda Guerra Mundial se pueden ver apuntando hacia el cielo. Los alemanes hundieron allí una flota en el verano de 1944 para evitar que la artillería cayera en manos de los rusos y sus aliados, que seguían avanzando. Aún quedan 22 navíos alemanes en el cauce serbio del río y más de cien en la parte rumana.

Los capitanes llevan décadas esquivando pecios

Es una herencia de la que normalmente no somos conscientes. Los capitanes con experiencia llevan navegando alrededor de los restos de los barcos desde hace décadas. Al igual que han estado esquivando las partes poco profundas y evitando dejar caer las anclas en una de la ocho áreas en Serbia en las que el río posiblemente oculta bombas sin explotar de los ataques aéreos de la OTAN de 1999.

La vía fluvial está indicada con claridad, asegura el capitán Srecko Nikolic, que trabaja en Prahovo para el ministerio de Infraestructuras. Sin embargo, el río sólo es navegable si lleva suficiente agua. Las condiciones son buenas hasta Prahovo, gracias a dos diques que se crearon en la década de los sesenta. Después, en palabras de Nikolic, comienza el mayor atasco de tráfico de Europa.

Debido al bajo nivel del agua, los cargueros con un calado superior a 1,70 metros apenas pueden progresar. Se enfrentan a un recorrido de setecientos kilómetros parando y volviendo a emprender la marcha a lo largo de riberas secas y amarillentas hasta el mar Negro. Decenas de embarcaciones han encallado en bancos de arena y cientos de cargueros se retrasan o tienen que transferirse a trenes y camiones.

Muchos capitanes se quedan en casa para evitar que los navíos corran la misma suerte que el Anton, una embarcación de navegación interior con un remolcador que navega con bandera alemana y lleva amarrado un mes en Drobeta-Turnu Severin, un puerto relativamente grande del Danubio en Rumanía. La tripulación rumana, un grupo de hombres en chanclas y pantalones cortos, se mantienen ocupados realizando reparaciones menores a bordo esperando a que llueva, comenta el capitán Ion Ionescu. En primavera, fluyen diez mil metros cúbicos de agua por segundo en Drobeta-Turnu Severin. Ahora se reducen a dos mil, es decir, la quinta parte.

Una estrategia de la UE para el Danubio, sin presupuesto

La sequía es excepcional, pero la situación mejoraría si la vía fluvial entre Rumanía y Bulgaria se hubiera dragado, admite a regañadientes Ovidiu Isaila en la torre de control del puerto de Drobeta-Turnu Severin.

¿Por qué no se ha hecho? No había dinero. Al igual que ocurre con muchas otras cosas en Rumanía. La arena es más fina aquí que en otros ríos europeos. Esto hace que el dragado sea más costoso. El Danubio nunca ha sido navegable para las grandes embarcaciones de mercancías que navegan por el Rin.

El río presenta una gran caída. En la mayoría de secciones de Alemania y Austria, se ha hecho navegable con esclusas y dragados. Río abajo, hay más posibilidades de encontrar un nivel bajo de agua y zonas anegadas, además de menos puertos adecuados y por lo tanto, un peor acceso a carreteras y redes de ferrocarril. Rumanía y Bulgaria siguen siendo los Estados miembros de la UE con menos kilómetros de autopistas.

Desde el punto de vista europeo y de los planes políticos, el Danubio es uno de los corredores paneuropeos. Los expertos en logística esperan que el puerto rumano cerca de Constanza crezca para convertirse en un gran portal de acceso para los mercados de sur y el este de Europa. Bajo la presidencia húngara de este año, la Comisión Europea aceptó una auténtica Estrategia del Danubio, pero sin fondos adicionales, lo que frenó de inmediato los planes. La sequía se ha encargado del resto.